noticias

Rescribir el pasado

Rescribir el pasado De regreso a la escena que se describía más arriba del libro de Orwell, 1984, O´Brien, representante de El Partido, quema una fotografía. A continuación, Winston le exclama que la fotografía sí existe porque él la puede recordar. Sin embargo, el fanático lo contradice al decirle que él “no la recuerda”. Parece, según Winston, que O’Brien en realidad la hubiese olvidado así como su negación de recordarla. Este olvido es aquel que Paul Ricoeur describe como borrar las huellas (echar al olvido). Un olvido muy propio de los regímenes totalitarios y de sus programas de propaganda. Un ejemplo histórico que rescata la ficción se encuentra al inicio de El libro de la risa y el olvido de Milan Kundera (1978). Lea la quinta parte del texto curatorial...

Para no olvidar lunes y martes

17 de agosto / 5:00 p.m. Cinemateca Distrital EN LO ESCONDIDO. Dir. Nicolás Rincón Gille. 2007. Colombia/Bélgica.  78 minutos. En el campo colombiano, la noche está poblada de todo tipo de seres. Cuando no se ve nada, todo se escucha: las visitas de las brujas, los ruidos de las bestias y los golpes en las puertas. Para seguir viviendo, Carmen ha tenido que enfrentarlo todo. 18 de agosto Martes, 6:00pm Universidad Nacional de Colombia Edificio SINDÚ Entrada por la Calle 45 con Carrera 30 Salón 135 Olvidar el museo Discusión en torno a la relación memoria y museos En alianza con la Maestría de Museología y Estudios del Patrimonio se plantea esta discusión sobre el lugar “natural” que parece tener la memoria en el museo. Es evidente que la etimología del museo, que es el lugar de las musas y entre las musas está Mnemósine la madre de todas, hace que la relación museo-memoria parezca natural. Sin embargo, en la mitología griega también estaba la ninfa Lete, que además era uno de los ríos del Hades del cual bebían las almas para olvidar sus vidas pasadas y reencarnar. ¿Se puede mirar el museo desde la perspectiva del olvido? Participan los profesores de la Universidad Nacional William López, Edmon Castell y Paolo Vignolo. Modera Mauricio Martínez Rosas, estudiante de la Maestría vinculado al Museo Nacional de...

Esta semana no olvide

martes 11 / 6:00 p.m. Universidad Nacional de Colombia Edificio SINDÚ Entrada por la Calle 45 con Carrera 30 Salón 135 No olvides mañana lo que puedes olvidar hoy Espacio de diálogo del ciclo documental Como uno de los dispositivos de reflexión del proyecto La Siberia: recuerda al olvidar, este espacio de diálogo tiene como objetivo profundizar en la discusión sobre el documental como dispositivo de memoria. Si el documental es un dispositivo que reconstruye narrativamente el pasado, si la imagen documental misma es un fragmento de memoria, ¿Qué estrategias usan los documentalistas para hacer visible la memoria? ¿Qué nos pueden enseñar los documentales sobre la necesidad de olvidar? ¿Hasta qué punto es necesario poner en evidencia los olvidos del documental? Tendrá como documentalistas invitados a Ana Magdalena (Un rumor atraviesa el tiempo), Ricardo Restrepo (Cesó la horrible noche),  y como invitado especial a Gustavo Fernández (Director académico de la MIDBO), y será moderado por Gerrit Stollbrock e Ivan Sierra (La Siberia). martes 11 / 7:30 pm Escuela de Bellas Artes Universidad Nacional jueves 13 / 6:30 p.m. Casa e Cra. 24 #41-69 La Soledad – Parkway Estreno en Bogotá de La Pajarera: gestos femeninos de resistencia La Pajarera: gestos femeninos de resistencia es una propuesta de creación desde las artes escénicas. En ésta se busca narrar desde el cuerpo, desde la palabra, desde las imágenes, momentos traumáticos de un pasado que persiste en el presente y la esperanza de una sanación en un futuro.  Hay en el alma y el cuerpo la memoria de las cosas pasadas, situaciones que provocan dolores, vacios, miedos, bloqueando el transcurso de una vida. Los cuerpos femeninos portan...

Esta semana no se pierda Ciclo Documental: No olvides mañana lo que puedes olvidar hoy

La Cinemateca Distrital, el museo efímero del olvido y La Siberia Presentan Ciclo Documental No olvides mañana lo que puedes olvidar hoy El museo efímero del olvido- 15 Salón Regional de Artistas Zona Centro es un conjunto de proyectos de práctica artística contemporánea que se propone indagar por las formas en que nos relacionamos con el pasado, el presente y el futuro, y el olvido como estrategia para dejar transcurrir el tiempo. Teniendo como punto de partida el proyecto La Siberia: recuerda al olvidar, el cual se estrena en el marco de este Salón, se propone abrir la reflexión sobre el documental como dispositivo de memoria. Encuentre toda la programación aquí Esta semana no se pierda Cinemateca Distrital Carrera 7 # 22-79 Boletería $2.500 General//$2.000 Estudiantes *Docentes *Adultos mayores Precio especial para quienes asistan a todo el ciclo $12.000 7 de agosto / 5:00 p.m. EL FONDO DEL AIRE ES ROJO (Le fond de l’air est rouge). Dir. Chris Marker. 1977. Francia. 180 min. 8 de agosto / 7:00 p.m. LA SIBERIA (Estreno).  Dir. Iván Sierra y Gerrit Stollbrock. 2015. Colombia. 86 minutos 9 de agosto / 5:00 p.m. UN RUMOR ATRAVIESA EL TIEMPO.  Dir. Anna Magdalena Silva. 2014. Colombia. 25 min. CESÓ LA HORRIBLE NOCHE.  Dir. Ricardo Restrepo. 2014. Colombia. 25...

Testimonio

Testimonio El testimonio, como el archivo, parecería ser el contrario del olvido. Sin embargo, no lo es. Pasa que le hemos otorgado al testimonio un carácter confesional, una especie de sello de la memoria. Tal es así que hoy en día el testimonio se constituye como prueba irrebatible para el esclarecimiento de crímenes atroces. Se convierte, así, en parte fundamental de los procesos de recuerdo. No obstante, el testimonio no es una idea abstracta sino que se encarna en el relato de quien lo construye; así, si el testimonio da fe de algo, si es una prueba de un acontecimiento del cual puede dar cuenta un testigo, lo es a condición de ser parte de una narración. Aún cuando sabemos la potencia que encierra la narración para transmitir un conocimiento o legar una experiencia, el testimonio normalmente se ubica del lado de lo traumático. Es en el espacio del trauma donde se construye el relato testimonial, de una experiencia que por dolorosa y significativa compromete la singularidad de quien la relata. Así, el testimonio nunca se separa de un cuerpo, de una voz, de una singularidad tejida en las palabras. Su tiempo es el de una temporalidad pausada, suspendida y activada desde el silencio del trauma para reconstruir y volver a construir una subjetividad. Y es justamente en esas pausas y silencios, donde el testimonio aún no es posible ni se ha configurado y el testigo vive el trauma, donde se construye la potencia del relato testimonial. Así, no toda experiencia vivida llegará a ser narrada, ni todo lo visto encontrará sus palabras. Lea la cuarta parte del texto...

Mitologías de origen

Para vivir el presente con los residuos, las ruinas, los fragmentos que nos deja la modernidad, hemos construido narraciones míticas de un pasado preindustrial e idealizado. Sin embargo, ese pasado soñado y pastoril es también producto de otra crisis, de otro duelo. La historia de Caín y Abel no es solo un relato bíblico, es también un relato sobre el origen y sobre la división del tiempo y del trabajo: Los hijos de Adán y Eva encarnan las dos almas en que fue dividida, desde sus inicios, la estirpe humana: Caín es el alma sedentaria, Abel el alma nómada. […] a Caín le correspondió la propiedad de toda la tierra, y a Abel la de todos los seres vivos. […] Así pues, tras una disputa, Caín acusó a Abel de haberse extralimitado y, como todo el mundo sabe, lo mató, condenándose a sí mismo a la condición de eterno vagabundo a causa de su acto fratricida (Careri 2013: 30 -32). El error fratricida se castiga con el errar sin patria, una perdición eterna por el país del Nod, el desierto infinito por el cual había vagabundeado Abel antes que Caín. Cabe subrayar que, inmediatamente después de la muerte de Abel, la estirpe de Caín será la primera en construir las primeras ciudades. Caín, agricultor condenado al errabundeo, dará inicio a la vida sedentaria y, por lo tanto, a un nuevo pecado, puesto que lleva dentro de sí tanto los orígenes sedentarios del agricultor como los orígenes nómadas de Abel, vividos respectivamente como castigo y como error (Ibid.: 34). Lea la tercera parte del texto curatorial...

Una pedagogía del olvido

Una pedagogía del olvido En los seminarios con los mediadores de Duitama y Boyacá hemos pensado lo que podría ser una pedagogía del olvido; nos preguntamos si el museo efímero del olvido puede proponer a profesores, estudiantes y, en general, a los grupos de visitantes, una educación olvidadiza e inestable. Lo hemos hecho de dos maneras: en las reuniones que hicimos en Tunja partimos del imaginario de un público no muy adepto al arte contemporáneo, mientras en Bogotá comenzamos directamente por imaginar postulados de la pedagogía del olvido. Sin embargo, estos dos caminos son, por igual, formas de conocerse, empezar por el equipo aún antes que por las obras, conocer inquietudes e inconformidades bajo una pregunta compartida y necesaria: la de qué puede dar el museo efímero del olvido desde su propuesta de educación, para qué el diálogo, y para qué y cómo convertirse en aquellos pedagogos efímeros que pueden llegar a ser los mediadores. Postulados de una pedagogía del olvido: Bogotá Pedagogía del olvido (el olvido contiene lo inestable, pero no al revés) Olvida que esa pregunta ya se respondió Emprende tareas imposibles Ve la memoria como constelación, no como una línea Cuestiona la pedagogía misma, la reunión de un grupo Es paradójica: el olvido es involuntario; sería una pedagogía de lo involuntario Permite al otro contar una y otra vez su historia (y me lo permite) Pone el olvido como un estado del recuerdo Esta dispuesta al cambio. Cambiar, errar, está bien Pone en duda la asociación: memoria-justicia-hacer pagar (Perdono pero no olvido – olvido pero no perdono) Pregunta en qué se pone el énfasis Pregunta si...

Tiempo

Para abordar el museo efímero del olvido hemos elaborado unas categorías de lectura que nos permiten organizar las propuestas y ponerlas en diálogo y tensión con el propio proyecto curatorial. Asumimos el riesgo de no clasificar los proyectos a través de temas inamovibles, de técnicas o de medios; por el contrario, buscamos potenciar cada una de las propuestas a partir de la puesta en contacto entre los proyectos. Dado que el museo efímero del olvido apuesta a mirar las conexiones que sugieren los proyectos, los lazos y los diálogos que se despliegan entre ellos, las lecturas posibles se multiplicarán durante la construcción y puesta en escena de los proyectos, alterando incluso la propuesta inicial de esta curaduría. Señalamos tan solo los movimientos y las relaciones que se despliegan, no hacemos un diagnóstico, ni predecimos el presente. Lea la segunda parte del texto curatorial...

Texto invitado: Capítulo 24

Foto cortesía: Centro Espacial Satelital de Colombia, La Decanatura Capítulo 24 por Julia Buenaventura* En varios de los proyectos reunidos por el museo efímero del olvido, se hacen perceptibles dos líneas. La primera es el interés por el cultivo, la comida y el trabajo en comunidad; la segunda radica en el señalamiento de las nuevas ruinas, esos despojos creados sea por la introducción de nuevas tecnologías, sea por flujos de capital. Este texto entra a explorar la raíz de esas inquietudes. Lea el texto completo...

¿Un museo del olvido, o un museo para olvidar?

Si el arte contemporáneo nos permite sentir la complejidad del tiempo en el que estamos inmersos (Giunta 2014),  el museo efímero del olvido nos señala una diversidad de maneras de vivir ese tiempo que es a la vez álgido, desconcertante, traumático, nostálgico, idealizador, promisorio y catastrófico. Los proyectos que componen esta curaduría para el 15 Salón Regional de Artistas Zona Centro proponen formas diversas de construcción y reconstrucción del pasado: algunos recuperan el pasado, aún sabiendo que al hacerlo hoy el pasado se modifica; otros inventan un pasado y un presente que configura una visión de futuro más promisorio, escapado de toda lógica y que rehúye a la catástrofe inminente (ecológica, económica, social y política). El museo efímero del olvido propone volver a mirar nuestra relación con el pasado, sabiendo que no lo podemos recuperar tal como fue; sabiendo que “la memoria que se reclama y proclama es menos transmisión que reconstrucción de un pasado, ignorado, olvidado, falsificado a veces, al que la memoria debería permitir ser reapropiada en la transparencia” (Hartog 2007: 173). Esta mirada estrábica que no pierde el presente ni el pasado, recorre las salas del museo. Un museo que aborda el presente desde sus carencias, que dibuja y propone un escenario de futuro posible de ser aún transformado.  Y el futuro, apenas se está dibujando.  Lea la primera parte del texto curatorial...

El museo efímero del olvido abre sus puertas

El museo efímero del olvido abre sus puertas el 3 de agosto en Bogotá y Duitama. El museo efímero del olvido nos invita a pensar sobre el tiempo y el recuerdo. Frente a la exigencia de la memoria, el olvido es una traición. El recuerdo de lo que hemos olvidado, en el instante en que aparece, nos lanza la puñalada. Sin embargo, el olvido tiene también otro destino: liberado de la condena de una traición, dibuja un presente y un futuro que aún está por ser construido. Entre estas tensiones se mueve nuestro museo efímero del olvido. Esta curaduría reúne 46 proyectos de artistas de corta, mediana y larga trayectoria de Bogotá y Boyacá y hace parte del programa Salones Regionales del Ministerio de Cultura que busca hacer visible las prácticas artísticas contemporáneas en el país. Los proyectos seleccionados por convocatoria, trabajan una diversidad de formatos y técnicas relacionadas con el dibujo, la escultura, la fotografía, lo audiovisual, lo radial y la intervención en el espacio público, y abordan temáticas tales como la historia, los monumentos, el archivo familiar, los medios de comunicación, las preguntas por el modelo de desarrollo y la soberanía alimentaria. Sobre los artistas participantes y la curaduría El presente es imperfecto y desconocido. Incompleto, sin forma y sin lugar, la narración del instante y de lo que acaba de suceder, se nos escapa y lo arrastra el olvido. De ahí que podamos decir que la memoria encuentra su garante en la historia, mientras que el presente está atravesado de olvidos.  El museo efímero del olvido es, en su mejor configuración, un territorio heterogéneo. Este museo...

Encuentro de participantes en el museo efímero del olvido

Los sábados 30 de agosto y 6 de septiembre tuvimos los primeros encuentros con los proponentes que participan en el museo efímero del olvido. Queríamos no solo conocerlos y poder generar espacios de encuentro entre los participantes, sino abrir la posibilidad de repensar el proyecto curatorial, a partir de las propuestas. También era nuestra intención hacer posible la discusión para que los proponentes pudieran reconceptualizar sus proyectos con miras a la formulación final, y contribuir de esta forma al debate sobre los ejes de la curaduría, y habilitar nuevos esquemas de colaboración y redes entre los mismos proponentes.

Propuestas seleccionadas

El museo efímero del olvido, desde su equipo curatorial, desea agradecer a los 229 participantes de la presente convocatoria su interés en tomar parte de este proyecto. No solo el gran volumen de propuestas recibidas, sino su gran calidad y diversidad hicieron del proceso de selección de ganadores un complejo reto donde buscamos balancear diversos factores, en aras de la coherencia del proyecto curatorial y de su diálogo con la región.

¿Qué ve la niña en el espejo?

El museo efímero del olvido entregará una colección completa de los carteles elaborados por Juan David Laserna, Alejando Martín, DjLu, Willian Zabala y Lina Rodríguez a las personas que nos hagan llegar sus respuestas hasta el 27 de julio, día que cierra la convocatoria para proyectos

Presentación y segunda visita a Boyacá

  Polifónica curatorial II   Queríamos ir hasta Nobsa en búsqueda de una ruana… No alcanzamos a estirarnos, ya volvíamos pa’ Duitama.   Si llegamos a encontrarla rosada en honor a Nairo No les vaya a caber duda: la compramos sin pensarlo.   Por el camino aprendimos que el tejo tiene su pueblo, allá lo conocen bien: de Turmequé para dentro.   Del paro algunos hablaron: “pa’ que la gente no olvide que en lugar de fumigar hay que saber es nutrirse.”   De su herencia, la semilla que si es buena trae historia: “Los viejos nos la dejaron pa’ que brote la memoria.”   Quien arrebata el derecho y olvida el saber campesino seguro lo lamentará cuando no tenga un comino. El museo será efímeropero recién es que empiezay no está en ningún salónaunque tiene su belleza.   Pero no se me confundan así también son las artes nos mueven porque despiertan encuentros, fiestas, debates.   Por eso, según quien venga y quien lo quiera activar, servirá si nos convoca… y dará mucho qué hablar.   Los proyectos que vienen que sean como las semillas: prenden, crecen, se deshacen y a otros nuevos les dan vida. *** Del recuerdo se habla mucho, del olvido poco o nada pero a punta encontrarnos vamos destapando el alma, que canta …o que hay que sanar para labrar la esperanza. Sogamoso- Café de la montaña Café de la montaña- Pilar Vargas Sogamoso- Café de la montaña Café de la montaña- Sebastián Alvarado Sogamoso-Café de la montaña Duitama-Culturama Sogamoso-Mural de Ricardo Alvarado Duitama-Culturama Duitama- Jose Manco Duitama- Neil Avella Duitama- Culturama Duitama-Culturama Duitama-Álvaro...

Sesión informativa en Duitama 2014

El museo efímero del olvido es un proyecto curatorial del 15 Salón Regional de Artistas Zona Centro. Convoca a las personas vinculadas al campo artístico de Boyacá, Cundinamarca y Bogotá a formular sus proyectos para reflexionar sobre el olvido como estrategia para dejar transcurrir la vida. Este museo trabaja con lo precario y lo inestable. En este museo, si abrimos el pasado es para ver el futuro, porque olvidar el presente nos da perspectiva y olvidar el pasado nos libera para comenzar. Para conocer este proyecto, acompáñenos en la presentación que se llevará a cabo en la ciudad de Duitama. Jueves 26 de junio / 3:00 p.m. Culturama Diagonal 16 No. 20-41...

Presentación y primera reunión en Tunja, junio 6

El museo efímero del olvido hizo su presentación oficial de proyecto en Tunja, contando con la participación de varios colectivos de artistas locales, gestores, docentes y estudiantes del área. Además de lanzar el proyecto y nuestro sitio web, efimero.org, nos reunimos a conversar con ellos sobre los temas y retos de esta iniciativa curatorial.

Encuentre las bases de la convocatoria y el formulario acá

El museo efímero del olvido es un proyecto curatorial del 15 salón regional de artistas zona centro. Convoca a las personas vinculadas al campo artístico de Boyacá, Cundinamarca y Bogotá a formular proyectos para reflexionar sobre el olvido como estrategia para dejar transcurrir la vida.

Reunión informativa en Tunja

El museo efímero del olvido es un proyecto curatorial del 15 Salón Regional de Artistas Zona Centro. Convoca a las personas vinculadas al campo artístico de Boyacá, Cundinamarca y Bogotá a formular sus proyectos para reflexionar sobre el olvido como estrategia para dejar transcurrir la vida.