Camilo Sabogal Bernal

Fotógrafo autodidacta desde 1993, apasionado por la imagen química y los procesos de laboratorio y dedicado hace más de 13 años a la actividad docente. Mi trabajo se ha centrado en la investigación y experimentación con diferentes procesos de fotografía química. Actualmente estoy dedicado al trabajo de fotografía con colodión húmedo, y con procesos de hibridación de tecnologías digitales con procesos análogos.

cmlsbgl@gmail.com

https://www.csabogalb.com

https://www.flickr.com/photos/camilosabogal/sets/

https://www.facebook.com/camilosabogal/

Eram Quod Es, Eris Quod sum.
(Yo era lo que tú eres, tú serás lo que yo soy)

La propuesta se apoya en la fotografía como soporte, como se le llamó en sus inicios: el espejo con memoria, que con el tiempo se esfuma, se confunde, se olvida. El recuerdo es efímero, todo surge y desaparece. Una luz queda registrada sobre una placa dejando evidencia de un momento existente y es el tiempo mismo el encargado de desvanecer el significado original de tal registro y, también en muchos casos, desvanecerse como imagen.

La fotografía es el medio ideal para conservar y preservar el recuerdo, y el museo el espacio ideal para preservar ese objeto imagen. Pero finalmente el tiempo se encarga de que no sea más que una imagen que pierde la narrativa sobre lo que muestra. Solo muestra el detalle de una presencia temporal en un momento atemporal.

La imagen misma es víctima del tiempo y es éste el encargado de acabar también con el recuerdo grabado. La imagen fotográfica también es susceptible de desaparecer. A través del uso del ferrotipo y del ambrotipo, variaciones del proceso victoriano del colodión húmedo, sobre una lámina metálica o de vidrio se registrará una serie de autorretratos y de retratos en poses comunes. Seres que pasan y pasan en el tiempo. La vida misma registrada en un soporte con el tiempo muere, muere el recuerdo, se borra la memoria.