Gerrit Stollbrock

Inicialmente filósofo y economista, ha sido investigador y consultor en proyectos sociales y construcción de paz, y recientemente director de dos documentales independientes: ‘La Siberia’ (2014, documental, 86 min) y ‘To shoot a memory while it flies’ (en proceso, documental, 27 min). Realizó recientemente una investigación sobre el documental como dispositivo de memoria (u olvido), con base en su experiencia como documentalista, como parte de tesis de maestría en sociología y cine documental en Goldsmiths College (Londres).

gerritkarl@gmail.com

 

Iván Sierra

Realizador de cine egresado de la Universidad Nacional de Colombia. Ha sido guionista, director y editor de cortometrajes y largometrajes, tanto de ficción como documental, entre los que se destacan: ‘Sueños y silencio’ (2000, documental, 25min), ‘La cáscara de la nuez’ (2003, ficción, 74 min), ‘Los últimos artesanos de la luz’ (2003, documental, 52 min). Ha realizado investigaciones sobre pedagogía y audiovisuales y es docente de audiovisuales en la Universidad de la Sabana.

lacascaradelanuez@yahoo.com

http://vimeo.com/ivansierrasanjurjo/videos

La Siberia: recuerda al olvidar

Es una serie de dispositivos para la reflexión sobre los olvidos que, paradójicamente, constituyen la base del acto de recordar. ‘La Siberia’ es, en primera instancia, un documental. Por medio de la confrontación con el espacio en ruinas, utiliza fragmentos de memoria de los antiguos trabajadores y habitantes de La Siberia, para construir una narración sobre el nacimiento, esplendor y decadencia del pueblo industrial responsable de nutrir con cemento la expansión urbana de Bogotá a mediados del siglo XX.

La ruina es una metáfora de la memoria: pequeños fragmentos sueltos del pasado flotan como restos sin sentido en el espacio (sea en La Siberia, en nuestra conciencia, en el cuarto de San Alejo o en algún museo). El documental es a su vez un dispositivo que articula narrativamente estos restos para construir un orden momentáneo que podríamos llamar “memoria” y que, por momentos, sorpresivamente, resulta útil para seguir viviendo.

Al mismo tiempo, ese orden momentáneo, el documental, sólo ha sido posible por la selección, necesariamente contingente y caprichosa, de algunos restos sobre muchos otros: de 140 horas de material, hoy sólo quedan 86 minutos; de  las 2 horas de duración de cada uno de los 48 encuentros con personajes sólo queda en promedio menos de un minuto. Por otra parte, debido a un proceso accidentado de rodaje, miles de depositarios de la memoria de La Siberia nunca pudieron hacer parte del documental. Si ‘La Siberia’, el documental, en algún momento se constituye en un vehículo de recuerdo que serene algún afán de memoria, es también gracias al olvido de miles de fragmentos que el documental mismo debió olvidar y aquellos que nunca alcanzó a recolectar. Esta duplicidad de la memoria, como recuerdo y como el olvido que resulta de nuestro afán por recordar, Lyotard lo llama la “paradoja del immemorial”.

Abordamos los olvidos del documental como un paralelo de los olvidos que constituyen la base de los toda narración del pasado, que celebra la paradojas del acto de recordar. Lo hace a través de tres dispositivos: una video-instalación, plataforma web y dos espacios de diálogo.

La video-instalación contrapone secuencias del documental editado, por un lado, con dos pantallas que exhiben el material sin editar de los recorridos de dos personajes por la planta La Siberia y de dos entrevistados. En contraste al afán narrativo del documental, estos exhiben el registro de la fragilidad de la memoria: recuerdos contingentes olvidados por el documental, así como también silencios, repeticiones y olvidos de estos personajes. Estos evidencian, a su vez, la monumentalidad de los olvidos del documental: apenas 5 personajes de 48 aparecen en estas secuencias.

La plataforma web es un dispositivo encaminado a construir un archivo virtual de la memoria de La Siberia. Referenciado espacialmente en un mapa de la ruina, permitirá, en primera instancia, llevar a su máxima expresión el abismo entre el documental, como dispositivo narrativo, y la memoria de La Siberia. Simultáneamente, si la ruina es una metáfora de la incompletitud de la memoria, el archivo-ruina permite evidenciar al mismo tiempo la fragmentariedad del archivo. Este archivo-ruina está constituido, por un lado, por el material que es proyectado en la video-instalación, junto con otro material adicional: escenas completas excluidas que dan vida a otros personajes, historias y lugares de La Siberia. Por otra parte, brinda una infraestructura interactiva que permite a los antiguos habitantes de La Siberia aportar nuevos fragmentos de recuerdo que ni siquiera fueron filmados (videos, textos y fotografías).

Los dos espacios de diálogo, tienen como objetivo ampliar la reflexión sobre “La Siberia” como dispositivo de recuerdo y olvido. Tras la proyección del documental, el primer espacio-taller entablará un diálogo con sus antiguos habitantes y/o sus descendientes en La Calera y les brindará herramientas para participar en la plataforma web. Con la participación de dos documentalistas invitados, el segundo espacio de dialogo tiene como objetivo generar una discusión sobre el documental como metáfora del acto de recuerdo/olvido propuesto en el proyecto de acuerdo a la experiencia de estos documentalistas.