Juan Mejía

Charlottesville, VA, E.U., 1966. Es caleño y estudió artes plásticas en la Universidad de los Andes, donde se graduó en 1993. En el 2004 obtuvo el título de Maestría en historia y teoría del arte y la arquitectura de la Universidad Nacional de Colombia. Vive y trabaja en Bogotá, donde además de dedicarse a la producción de su obra artística, es profesor asociado del Departamento de arte (Facultad de Artes y Humanidades) de la Universidad de los Andes. Expone individual y colectivamente desde 1995 en espacios y eventos nacionales de arte contemporáneo, y en ocasiones también internacionalmente. Ha recibido varias distinciones como el primer premio del VII Salón regional de artistas (1995), el primer premio del “Salón de agosto”, Fundación Gilberto Alzate Avendaño (1996) y el premio Solidarte (1997).

 

Pentimento

El proyecto Pentimento consiste en una serie de 45 dibujos en marcador seco sobre tableros de acrílico que reproducen imágenes de la prensa. Cada semana, desde el planteamiento del proyecto, hasta el momento de la exposición final, se escoge arbitrariamente una imagen de cualquier medio impreso (diario o revista semanal, local, regional o nacional)  y se dibuja en un tablero nuevo. Las imágenes, que casi en su totalidad serán en blanco y negro y despojadas de todo texto informativo, resultan muy frágiles y efímeras, ya que se borran al menor contacto o roce con cualquier otro material. Al final se espera que quede una sucesión que de alguna manera caprichosa y fragmentada dé cuenta del paso del tiempo, y ponga en cuestión momentáneamente los “designios” de los medios informativos.

El proyecto empezó a realizarse desde el momento en que se planteó. Su relación con el contexto es literalmente “mediada”. La motivación está más en relación con las nociones mismas de “museo”, “efímero” y “olvido”. Arquetípicamente el museo es un contenedor de cuadros, o imágenes, y en tanto tal pretendo hasta cierto punto llenar ese “espacio”, con cuadros que se suceden uno a otro, y que presentan retratos, escenas, bodegones y paisajes; los protagonistas y los escenarios de la “realidad” “universal”. Pero a la vez, una imagen borra a la siguiente, física y metafóricamente, mientras habitamos el tiempo.