Luz Ángela Lizarazo

Bogotá,1966. Ha participado en numerosas exposiciones individuales y colectivas, dentro de las cuales destacamos en los últimos años: Y en la Galería Eduardo Fernandes de Sao Paulo, Brasil (2014); La cuarta cordillera en la Galería Mor- Charpentier de París (2011),  Celosías, estéticas de la Paranoia en Cartagena, España y en la Galería Magda Bellotti de Madrid (2010); Siete murales efímeros en Nce Arte (2010); Regreso, arte latinoamericano y memoria en la Casa de América de Madrid (2009), O dibuxo por diante en el Centro Gallego de Arte Contemporáneo en Santiago de Compostela (2008). Fue nominada al Premio Luis Caballero con el proyecto De tripas corazón (2006). Su obra se caracteriza por una reflexión sobre la fragilidad, lo público y lo privado, las relaciones con la ciudad y los otros, trabajando siempre entre dos mundos, el de afuera y el de la intimidad.

luz@luzangelalizarazo.com
www.luzangelalizarazo.com

Historias de jardín

Desde el año 2009 realizo un proyecto llamado Celosías, estéticas de la paranoia. Es un proyecto de gran importancia para mí pues nace de mirar la ciudad que habito y tomar de ella un elemento arquitectónico tan presente que marca definitivamente la estética de la ciudad. Celosías es además de un catálogo de rejas bogotanas, el intento por hacer visible una imaginería popular en la que convergen temas universales como la vivencia de lo privado, desde la perspectiva que invita a ver lo que significa vivir detrás de una reja.

Tal vez ya estamos tan acostumbrados a estos elementos, como a las alarmas y los guardias en las esquinas, o a los perros de seguridad, al punto de no verlos. Pero en esos elementos cotidianos se revela una ciudad diferente, marcada por un miedo ornamentado. Un miedo que se cuenta con estética.

Dentro de este proyecto, se encuentra Historias de jardín, grandes dibujos realizados en el suelo con los diseños de las rejas. Estos dibujos han sido realizados en diferentes contextos, en lugares exteriores con alpiste o arroz y en lugares interiores con especies propias de la región en la que los realizo. En este caso, el olor y el color son muy importantes. Cuando han sido realizados en espacios exteriores, mi intención ha sido que sean efímeros, que desaparezcan porque los pájaros lo coman, o una lluvia torrencial los borre.

Mi propuesta para el museo efímero del olvido es realizar este dibujo, que siempre es diferente, utilizando diseños de las rejas de Cundinamarca y Boyacá. Se realizará en un espacio interior pero a la interperie con alpiste y otras semillas para pájaros lo cual hará que la obra se modifique en el transcurso de su exposición.