Wilman Eduardo Zabala Rivera

 

Exposiciones

  • I Salón de Pintura COMFABOY (Tunja, 2009)
  • II Salón de Pintura COMFABOY (Tunja, 2010)
  • 13 Salón Regional de Artistas Zona Centro (Curaduría Preámbulo, 2009)
  • Salón Nacional de Artistas (Ministerio de Cultura, Cartagena, 2010-2011)
  • IV Encuentro Departamental de Artes Plásticas (Claustro de Santa Clara la Real, Tunja, 2011)
  • Galería Valenzuela Klenner (Exposición Hay hambre, Bogotá, 2011)
  • 6 Salón de Arte Joven Club El Nogal (Bogotá, 2011)
  • II Semana de la Investigación (UPTC, Tunja, 2011)
  • V Encuentro Departamental de Artes Plásticas (Tunja, 2012)
  • VI Encuentro Departamental de Artes Plásticas (Chiquinquirá, Boyacá, 2013)
  • Juguetes en conflicto (Sala Julio Abril, Tunja, 2013)
  • 14 Zocan Departamental de Artes Plásticas (Duitama, Boyacá, 2013)
  • 14 Salón de Arte Religioso (Tunja, 2014)
  • Salón LAP (UPTC Tunja-2014)

wilmanezabala@hotmail.com

Refranero boyacense

Tan antiguo como la humanidad es el refrán y tan sabio como la misma experiencia. Ni se le conocen sus más remotos orígenes, ni admite contradicción alguna, acomodado a las más complejas circunstancias. Goza el refrán del privilegio de la más popular y estupenda universalidad. Ninguna sentencia fue más breve, ninguna conclusión más elocuente, ninguna verdad más oportuna.

Luis Alberto Acuña en la década de los ochentas realiza la investigación Refranero colombiano. Mil y un refranes, trabajo que señala las maneras cotidianas y coloquiales con las que se expresan las personas de muchas regiones del país.

La idiosincracia del boyacense se basa en la construcción de las características del indígena Muisca: recia personalidad, temperamento, mentalidad fantaseadora, moralista y religiosa, que terminan reflejadas en las narraciones cotidianas en cuentos, coplas enseñanzas y diálogos. Deja de este modo  entrever la destreza creadora de los habitantes de esta parte del país. Testimonio de esto son los dogmas y hábitos populares de un grupo humano laborioso, emprendedor, religioso, agorero y fiestero.

La conducta del habitante de esta región siempre introvertida corresponde con su picaresca desconfianza y recelo ante el extraño, lo que en un sentido lógico y popular se podría denominar como una “malicia indígena”, un dispositivo de defensa para el habitante de esta zona. Cabe anotar que muchos de esos rasgos culturales y hábitos siempre provienen de lugares de origen, en este caso la familia como el núcleo elemental ya que, a partir de esta, giran y se desarrollan las actividades y normas de comportamiento social que mantienen la unidad y la solidaridad del pueblo boyacense. Estos comportamientos son vistos como el legado de un patrón ancestral indígena.

De este modo, la familia es una  influencia grande en los comportamientos sociales de cada persona de esta región. Reflejos de esto son los hábitos, formas de vestir, creencias, y manejo del lenguaje. Sin duda el lenguaje – y en especial el refrán- juega un papel primordial dentro de la cultura popular  de esta región,  ya que se apropia de todo aquello que conviene y agrada de la cultura erudita y lo amolda a peculiaridades complacencias y necesidades. Gracias a esta adaptación es que el lenguaje posee peculiares formas de ser leído, como sucede con el refrán y su uso cotidiano.

A continuación un ejemplo de esas formas en las que  el refrán toma un uso cotidiano dentro del municipio de Duitama de donde provengo y el cual ha suscitado un fuerte arraigo:

Una de esas muertes violentas a causa de esta guerra bipartidista en la vereda del Chorrito de Duitama se hizo muy popular entre la gente de Duitama, por la forma como los familiares de esta víctima le informaron mediante un telegrama el trágico final a los demás familiares en Bogotá. Esta fue la forma de escribir tan celebre telegrama: JODIOSE TEOTISTE MACHETAZO CABEZA. La anécdota de este telegrama pronto pasó a ser parte del lenguaje de la gente en Duitama, y más allá de ser una anécdota, para mi abuelo se convirtió en una manera de referirse y ser utilizado en situaciones en ,las que como él dice, se encontraba “jodido”, o a que alguien o algo le generaba estar en ese estado, por ejemplo: “ya sea por falta de dinero o estar enfermo”.

El resultado de este ejercicio de investigación- creación se aborda desde dos componentes que resultan y son detectados desde un inicio en el trabajo de campo, generando el surgimiento de un producto plástico desde la exploración con la pintura y la instalación. Precisamente  aspectos tales como la anécdota y los diálogos cotidianos son lo que permitirán el surgimiento de un ejercicio creativo e investigativo  capaz  de señalar un recorrido propio de la historia de una región a través de su oralidad.